elisina

Es el espacio donde entre todos cumpliremos el sueño de mi madre, publicar sus escritos y salvaguardar sus memorias.

PARA NO OLVIDAR

Deja un comentario

Siempre me ha gustado andar por la arena mariscando cuando baja la marea. Encuentro cosas insólitas que deja el mar sobre la playa. Un día encontré un tronco de árbol tan tallado por el agua que, con un poco de ayuda por mi parte, se convirtió en una escultura de dos formas humanas retorcidas sobre sí abrazándose, que llamó la atención a cuantos la vieron. Otras veces son plantas marinas, que tratadas de forma adecuada, consigo efectos florales muy atractivos. O restos de alguna embarcación naufragada no se sabe cuando, e incluso encontré una pequeña talla románica de un madre y su niño llegada de no se sabe donde. Ayer también bajé temprano. Desde el faro, por la noche, había visto pasar dos barcos de recreo, de esos que hacen recorridos entre ciudades costeras, como esta de Almería, llevando turistas, para los que su mayor atractivo son las grandes orgías que organizan a bordo y que a veces acaban en tragedias por el gran  consumo de alcohol, drogas y bailes desenfrenados. Iban profusamente iluminados y adornados y no demasiado lejos de la orilla, a pesar de que soplaba un levante bastante fuerte y la mar estaba muy movida. Perdonen que les cuente estas cosas que les parecerán absurdas dentro del caso que nos ocupa, pero deben comprender que lo vivido por mí ayer está fuera de toda lógica y todavía sufro el trastorno de esa situación. Me cuesta conseguir que Vds. puedan seguir el hilo de mi declaración. Como digo, había habido marejada y pensé que al llegar la calma en la madrugada encontraría algo interesante que hubiera arrastrado el mar. Me cargué la mochila y bajé a la orilla. Ya había salido el sol. Comencé a caminar hacia Punta Entina ya que la longitud de esta playa desierta da para mucho recorrido. Fui  encontrando cosas, tesoros para mi, que metía en la mochila y no me daba cuenta del tiempo ni de la distancia recorrida. Sólo el peso de la mochila y que también llevaba las manos llenas, me hizo volver a la realidad e inicié el regreso. Entonces me fijé en una pequeña barca salvavidas de buque, que se balanceaba muy cerca de la orilla y en la que no había reparado antes. Dejé la mochila en la arena  y me acerqué a ella con curiosidad, pues no se veía a nadie por los alrededores, ni dentro ni fuera del agua y comprobé que estaba vacía, sólo los remos sujetos a sus anclajes la equilibraban. Contento con mi buena suerte por este hallazgo, me introduje en ella con mis tesoros, empuñé los remos y puse rumbo al faro remando cerca de la orilla, ya que el mar estaba en total calma. Vi asombrado que un grupo de peces mujol me rodeaban y pasaban por debajo de la barca una y otra vez, o se quedaban un poco rezagados como disputándose alguna presa entre ellos. Luego me seguían de nuevo y volvían a sumergirse. Al llegar a la playa me sorprendió que mis primos y tío estuvieran allí y a ellos verme llegar embarcado. Mientras me acercaba me decían que estaban inquietos por mi tardanza y yo les contaba que había encontrado la barca al parecer abandonada. Se metieron al agua para ayudarme a vararla en la arena, pero encontrábamos cierta dificultad al arrastrarla. Dado su pequeño tamaño, pensando que no pesaría mucho, la alzamos para sacarla en vilo y nuestra sorpresa fue que su peso era mayor del previsto. Confundidos por la situación y por lo que yo había observado durante mi corta travesía, volcamos la barca y nos quedamos paralizados por la terrible realidad: clavado a todo lo largo de la quilla había un cadáver, tan mordisqueado por los peces que de algunos de sus miembros sólo quedaban los huesos. El impacto fue tan brutal que, dando traspiés y vomitando, me alejé de la orilla y caí en la arena medio desvanecido, con la terrible sensación de seguir navegando sobre un muerto. A partir de ese momento no era consciente de lo que pasaba a mi alrededor y fue mi familia la que se encargó de cursar la denuncia. En los ojos de los policías que me escuchaban leí claramente que sí habían podido seguir el hilo de mi declaración.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s