elisina

Es el espacio donde entre todos cumpliremos el sueño de mi madre, publicar sus escritos y salvaguardar sus memorias.

METER LA “GAMBA”

Deja un comentario

El guardia de tráfico dirigía la circulación en la gran avenida, por donde deberían desfilar los participantes en la manifestación a favor de la paz, convocada para las ocho de la tarde.

Sabía que su actuación sería criticada por los conductores de los vehículos, que no la entenderían como una ayuda, sino como una contrariedad circulatoria más, ya que, en ocasiones, tenía que desviarles por calles adyacentes. El sabía que su presencia era necesaria allí, y que por eso le enviaron sus superiores, y estaba dispuesto a cumplir con su obligación.

Pero, en realidad, su gran problema era su estrabismo, que le hacía dar órdenes en dos direcciones, y los conductores no sabían a cual de ellas obedecer, ya que, como veía  doble, mandaba a cada coche por un lado, cuando en realidad era uno sólo.

Como todavía no eran nada más que la seis de la tarde, creyó conveniente tomárselo con calma,  pues le sobraba tiempo para despejar la calzada hasta el comienzo de la manifestación, así que decidió mirar fijamente a los ojos de los conductores para transmitirles sus órdenes con más fuerza.

Tanto se esforzó en ello que, al cabo de una hora, aquello era un caos total. Se formaron dos filas: la de los coches del ojo que miraba hacia la derecha y la de los coches del ojo que miraba hacia la izquierda. Al mismo tiempo hacía sonar el silbato para llamar la atención, y movía los brazos alternativamente para indicar que avanzaran o que torcieran a un lado u otro.

A las siete había ya gran número de manifestantes, que no acertaban en donde colocarse, ante el temor de ser atropellados por algún vehículo, aunque su conductor tocara el claxon para avisarles.

Después de media hora de negociaciones, los manifestantes pacifistas optaron por salirse de “esa guerra” y marchar por dos calles más arriba que se había quedado libre de circulación y así poder reencontrarse con el itinerario programado.

Bueno, no fue nada grave. Total un pequeño contratiempo.

Al día siguiente los periódicos comentaban en titulares: “El Partido X, contrario a la manifestación pacifista convocada por el Partido Y, provocó un atasco de circulación tal, al comienzo de la concentración, que consiguió que los manifestantes tuvieran que dispersarse ante la imposibilidad de recorrer el camino pactado”. Otro periódico declaraba: “El Partido Y, en su afán de protagonismo, utilizó para la manifestación convocada por su Plataforma por la Paz, un itinerario alternativo al autorizado, con lo cual provocó graves molestias a los ciudadanos, alterando el orden circulatorio planificado con antelación”. Y así uno tras otro publicaban lo que sabía “de buena tinta”, que era en resumen descalificar al contrario.

Yo no entro en polémicas periodísticas pero creo que, como siempre, depende del cristal con que se mira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s