elisina

Es el espacio donde entre todos cumpliremos el sueño de mi madre, publicar sus escritos y salvaguardar sus memorias.

El hombre de los tatuajes

Deja un comentario

La vecina del noveno se quedó paralizada cuando se abrió la puerta del ascensor y salió de él un hombre alto, fornido, totalmente rapado, cubierto el torso de originales tatuajes y acicalado con cadenas, anillos y pinkis de forma llamativa. También vestía pantalón ajustado negro y calzaba grandes botas del mismo color. La sorpresa la dejó anonadada  hasta que el hombre, con paso rápido y seguro, se alejó hacia la calle, sin apenas reparar en ella.

–  Es él, seguro que es él – se decía una y otra vez la vecina del noveno cuando salió de su estupor.- No me gusta nada, pero que nada. Aquí hay gato encerrado y tengo que averiguarlo. También sería que nos trajera problemas, y eso si que no. Esta es una comunidad decente y no vamos a admitir drogas y cosas por el estilo – continuaba hablando consigo mientras el ascensor la subía hasta su planta. – Esto lo tengo que investigar yo.

Visto desde la terraza de su piso no asustaba tanto aquel hombre, pero sí la había llamado la atención su llegada en coches de modelos caros y casi siempre en compañía de jóvenes, muy jóvenes, ligeras de ropa, y que le seguían en actitud servicial. También se había fijado en como miraban a esas jóvenes un grupito  de adolescentes de la comunidad y cuchicheaban entre ellos entre risas y guiños pícaros, cuando pasaban por el jardín de la urbanización hablando entre ellas y vestidas con ropas llamativas. Eran muy bonitas, iban bien arregladas, pero sus miradas eran tristes y un tanto asustadas.

–  Esto me mosquea cada vez más. Este hombre no me parece legal. Esos ruidos por la noche en el piso de arriba, que no se sabe si son quejidos o risas contenidas. Tanto entrar y salir amigos diferentes todas las noches, charlas jocosas en la terraza y entre chocar de copas no me parece normal. No, no me gusta nada.

A la mañana siguiente bien temprano, prismáticos en mano, se asentó en la terraza para investigar a fondo lo que ya imaginaba, pero que aún no tenía comprobado. Se creyó Agata Chisthi, descubriendo el misterio de las jóvenes raptadas o de alguna posible mafia en acción (crimen incluido). Y entre que no paraban de llegar coches de cara factura y los desplazamientos, de madrugada en una u otra dirección de la carretera que bordeaba la urbanización, la vecina del noveno vivió unos días en un mundo que su imaginación iba ampliando, eso sí atando cabos, apuntando los modelos y matrículas de los coches que llegaban, y comprobando que en todo momento el hombre de los tatuajes estaba presente en el ir y venir, subir y bajar, hablar y ordenar, de toda la acción que se desarrollaba en piso décimo.

Dos días más tarde, ya avanzada la noche, estando en la terraza contemplando el panorama y por que no decirlo, pendiente de los ruidosde la terraza superior, oyó lamentos y quejidos de una de las chicas mas jóvenes ¿16 años? (ya las distinguía de tanto observar) y risotadas cínicas de los hombres y se asustó.

–  A esta chica la están maltratando. Seguro. Llamaré a la policía.

Luego la dio miedo que la relacionaran con la denuncia, y siguió escuchando y deseando hacer algo para cortar la situación. No pudo dormir en toda la noche y a la mañana siguiente marcó el nº de la Policía y les contó todo lo que había observado. La preguntaron algunos detalles, la dieron las gracias y nada más. Por la tarde siguiendo con su plan de investigación,  vio personas desconocidas como queriendo pasar desapercibidas,  pero que ella sabía que miraban con frecuencia en aquella dirección.

Pasados unos días, pocos, desaparecieron los caros coches, las jovencitas ligeras de ropa, los ruidos extraños por la noche y, sobre todo, el hombre de los tatuajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s