elisina

Es el espacio donde entre todos cumpliremos el sueño de mi madre, publicar sus escritos y salvaguardar sus memorias.

… “Y EL SEPTIMO DIA DESCANSO”…

Deja un comentario

 

… “Y bendijo Dios el día sèptimo y lo consagró, porque ese día descansó de toda su tarea de crear”…

 

Y Dios se recreó contemplando su obra, y vio que todo era bueno. Fijó su mirada en el hombre y se vio reflejado en él, y vio que era bueno. Y siguió descansando.

 

Y pasó un día, un año, un siglo…

 

Y vio Dios que algunos hombres se encerraban en templos en donde le adoraban, y se dedicaban al servicio de otros hombres.

 

Y vio Dios que era bueno.

 

Y vio a otros hombres que trabajaban en la tierra, ganando el pan con el sudor de su frente, y que se unían para ir a adorarle en el Templo.

 

Y vio Dios que era bueno.

 

Y vio también a otros hombres que cuidaban la tierra o el ganado, y eran alfareros, o tejedores, o carpinteros…, y que le adoraban en el templo de su corazón.

 

Y vio Dios que era bueno.

 

Y Dios siguió descansando porque había entregado su obra al hombre, y le había dado los dones necesarios para someterla y dominarla.

 

Y pasó un día, un año, un siglo…

 

Y vio Dios que los hombres discutían entre ellos, sobre cual era la mejor forma de adorar a Dios, y todos querían tener razón. Y empezaron las discordias, y las rencillas, y los odios…

 

Y vio Dios que no era bueno.

 

Y vio Dios que algunos hombres utilizaban los dones que El les había regalado, para someter, no sólo a la tierra, sino a otros hombres, impidiéndoles utilizar sus propios dones, recibidos también de El.

 

Y vio Dios que no era bueno.

 

Y vio Dios que lo que la tierra producía era sólo para unos pocos, mientras unos muchos sufrían hambre, enfermedad, persecución, injusticia…

 

Y supo Dios que el pecado se había introducido en su obra.

 

Y Dios dejó de descansar, y miró al hombre con infinito amor y comenzó la recreación.

 

Y con paciencia y ternura infinitas, tejió un hilo que unía su corazón al corazón de cada hombre, para que sintiera dentro de él la fuerza de su Amor. Y a este hilo le llamó Jesús.

 

Y vio el hombre que era bueno, y llamó a Dios: PADRE.

 

Mas el pecado vio que aquello no era bueno para él, y ayudó al hombre a cortar el hilo con Dios.

 

Y entonces el Padre, con infinita delicadeza, anudó el hilo y el hombre volvió a quedar unido a El, pero más cerca.

 

Y pasó un día, un año, un siglo…

 

Y Dios sigue, con infinita misericordia, anudando hilos. Y ve Dios hombres que, con cada nuevo nudo, experimentan su perdón y van siendo otra vez imagen suya.

 

Y ve Dios que es bueno.

 

Y también ve hombres que se resisten a sentirse atados a El y cortan una y otra vez el hilo, hasta que sienten su Amor tan cerca, que no pueden por menos que entregarse.

 

Y ve Dios que también es muy bueno.

 

Pero Dios no ha vuelto a descansar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s