elisina

Es el espacio donde entre todos cumpliremos el sueño de mi madre, publicar sus escritos y salvaguardar sus memorias.

PURA CURIOSIDAD (LA CONSCIENCIA DEL MISTERIO)

Deja un comentario

 

Me asomé a la ventana de mi dormitorio y le vi en la parcela que hay enfrente, un descampado donde la gente pasea con sus perros o la atraviesan corriendo cuando van haciendo su futeen diario. A él también le acompañaba su perro, pero no parecían dos en la misma onda.

 

Juan (más tarde supe que así se llamaba) caminaba despacio, parecía recrearse en lo que le rodeaba, pero yo comprendí que su mente estaba en otra parte; en algún proyecto, en alguna situación personal sin resolver, en alguna decisión importante que tomar…

 

El perro, un perdiguero blanco con manchas marrones, de tamaño medio y joven, saltaba a su alrededor, tratando de llamar su atención de todas las formas que sabía: andando a dos patas, girando sobre sí mismo, dando pequeños saltos para que Juan se fijara en él, etc. El estaba tan concentrado en su interior que no veía realmente nada de lo que le rodeaba. Seguía andando despacio y de cuando en cuando cambiaba la dirección sus pasos, por lo que el perro en esos momentos se quedaba indeciso en seguirle o esperar a que volviera. Al fin optaba por lo primero y reanudaba sus saltos incansable.

 

Fueron saliendo de mi ángulo de visión y pensé que me daba pena el pobre perro que, seguramente al ver la correa en manos de su amo, saldría a pasear contento de jugar con él y volvía, si no con el rabo entre las piernas, al menos defraudado de este paseo soñado durante la noche y que sólo había servido para hacer sus necesidades.

 

Esa misma tarde, yendo yo por el paseo con una amiga, le volvía a ver de frente, caminando despacio, casi en la misma actitud que por la mañana. Me fijé en él más detenidamente. Tendría unos 35 años, buen aspecto físico, moreno, de1,80 aprox. y vistiendo un chándal color crema y zapatillas blancas. Cuando nos cruzamos con él me fijé que sus ojos dirigían su mirada, perdida siempre, hacia el mar. Recordé su actitud de por la mañana, cuando paseaba con su perro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s