elisina

Es el espacio donde entre todos cumpliremos el sueño de mi madre, publicar sus escritos y salvaguardar sus memorias.

 INEXPERTOS, GRACIAS A DIOS

Deja un comentario

Sus risas me llegaron antes de verles. Bromeaban entre ellos. Al llegar a la altura de la puerta del aparcamiento, que no estaba cerrada, entreabrí los ojos. Eran tres adolescentes, de 13 ó 14 años, y se pararon a mirar al verme allí, en el porche de la casa, cómodamente acoplada en el sillón, con los cascos en los oídos. Curiosearon un poco y siguieron su camino. A través de los pequeños huecos de la verja, seguí sus movimientos. Pararon unos metros más arriba de la entrada. Planeaban algo pero, al parecer, no se ponían de acuerdo.

Me gusta mucho observar a los niños y a los adolescentes, son expresivos y se olvidan de que son vistos. Intento comprender como ven ellos esta vida que les ha tocado. No sólo como me lo cuentan en televisión y otros medios. Quiero ver sus gestos, oír sus risas y expresiones al natural. Me había quedado sola en la casa, ya que César y Trini, mis hermanos, habían salido con el coche de compras al pueblo. Yo preferí tomar el sol y disfrutar de la música. Al día siguiente volvería a Madrid y quería aprovechar lo que tenía en ese momento: tranquilidad, viento suave y cálido y tiempo para mi.

Por uno minutos seguí oyendo sus susurros y carcajadas. Luego se movieron algo más lejos y yo dejé de interesarme por ellos, aunque aún les oía hablando más y riendo menos. Subí un poco el tono de la música y me sumergí en el Claro de Luna de Debussy

una de mis preferidas. César y Trini tardaban pero no me importaba. Todo iba bien. Estaba a gusto.

Un suave ruido de pasos silenciosos me hizo volver a abrir los ojos. Y los vi otra vez en el hueco de la entrada, pero esta vez no se reían y su actitud era amenazante, apoyándose unos en otros para parecer más convincentes. Al fin habían decidido atracarme. Me incorporé despacio mirándoles fijamente y percibí cierta perplejidad en ellos. Seguramente esperaban que yo comenzara a gritar. Los tres tenían casi la misma edad y estatura. Uno de ellos era algo rubio y los otros dos morenos. Vestían igualmente pantalones caídos y camisetas con un emblema que me era desconocido. Podían pasar por españoles, pero su acento lo desmentía. Uno de ellos, se dirigió a mí con las manos en los bolsillos, como si sujetara en ellas un arma. Me ordenó que les dijera donde estaba la caja fuerte. Yo, bastante más tranquila de lo que esperaba, les dije que no la había. Se miraron entre si desconcertados: algo les fallaba en su plan. Entonces otro me dijo que entráramos en la casa y les diera todo el dinero y joyas que tuviera. Era el más rubio y sus ojos me miraban con frialdad. El entraría conmigo y los otros vigilarían. “y sin engaños si no quería acabar mal”. Obedecí en silencio y muy despacio avanzamos hacia la puerta. Yo tenía la esperanza de que llegaran mis hermanos. El tiempo se estaba parando demasiado y sabía que en la casa no encontrarían apenas nada que les sirviera para sus fines.

En la casa de enfrente vivía una pareja joven que tenían varios gatos. Cuatro por lo menos había visto yo y siempre estaban en la terraza. A menudo maullaban fuertemente y en todos los tonos, casi imposibles para un felino. Yo tenía la costumbre de llamarles y maullar con ellos y nos hicimos amigos. Creo que notaron algo raro en lo que estaban presenciando, el caso es que comenzó una coral a todo volumen digna del Auditorio de Madrid, que llamó la atención del resto de los vecinos que, sorprendidos, se asomaron a ventanas y terrazas comentando que se estaban pasando los mininos en sus creaciones musicales. Esto unido a la llegada del coche cargado hasta los topes alteró de tal manera la situación que los chavales salieron de estampida sin pensárselo dos veces. Ni tan siquiera tuvieron que ponerse de acuerdo.

¡Bien por mis amigos los gatos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s